Buscar
  • Fabien Drogue

El gran salto al liderazgo

Ha llegado tu momento. El ascenso que tanto esperabas. Mañana, serás responsable de departamento. La buena noticia: han confiado en ti para este puesto. La otra buena noticia (¡no! no hay mala noticia): ahora tú puedes convertir esta confianza en éxito.



Se acabaron los tiempos en los que tu foco principal era tu desempeño individual. Ahora tienes que gestionar una parcela, un departamento dentro de la empresa, un presupuesto, y sobre todo un equipo humano. Nace multitud de cuestiones y seguramente tengas muchas dudas sobre cómo abrazar esta nueva responsabilidad y “estar a la altura”.


Aquí van algunas claves, desde mi humilde experiencia y, como siempre, desde mi extremadamente subjetiva opinión, para acompañarte en ese salto a la gestión.


Ya no eres tú, ahora somos nosotros


Ningún líder se vale por sí solo, así de simple. Tus méritos y logros, de aquí en adelante, los definirán tu capacidad para rodearte de los mejores y tu afán de dar a todos y cada uno de ellos su lugar dentro de vuestro proyecto común. No me extenderé mucho sobre este punto, y te remitiré al ejemplo del CEO fundador de la liga de la Justicia, Batman, que ya conocimos en estas páginas. Los mejores te hacen mejor, no tengas miedo a rodearte de personas excepcionales. Sus logros serán tuyos y los tuyos serán vuestros.

De la misma manera, también debes ser consciente de que no eres el primero en dar este salto, y que todos los demás responsables de la empresa pueden aportarte innumerables consejos y metodologías de trabajo. Establecer relaciones sanas y colaborativas con todos ellos te será de gran ayuda, y para ello sólo te daré un consejo: aporta siempre más de lo que ellos te aportarán a ti. En forma de ayuda, de respeto, de colaboración, de apoyo, de entusiasmo, todo suma.


Tus valores como caballo de batalla


Es tu momento, y es el momento de decidir qué líder quieres ser. Tus valores cobran ahora muchísima importancia y dibujarán las líneas de trabajo de tu equipo. El auto-conocimiento y la consciencia de lo que realmente te importa, el “porqué” haces lo que haces, la coherencia entre los valores que te definen y las decisiones que tomas, son claves para que tu equipo te siga en tus proyectos. Es el momento de ser consciente de que pocas personas te seguirán y te apoyarán por lo técnicamente preparado que estés, pero que muchas te seguirán porque les inspiras poniendo en práctica los valores que defiendes.


Obsesiónate con la comunicación


Tus nuevas responsabilidades te sitúan justo en el ojo del huracán. Por un lado, los miembros de tu equipo, que necesitan de ti unas pautas claras y concisas para lograr unos objetivos que conocen y logran hacer suyos. Por otro, una Dirección que te exigirá información veraz, analizada y expuesta de una forma que facilite al máximo la toma de decisión. Y en medio de este huracán, también deberás mantener una comunicación fluida y sana con responsables de otros departamentos, proveedores, clientes, sindicatos… Tu capacidad para comunicar, en cualquiera de las “batallas” que se te presentan por delante, es tu mejor arma. Te recomiendo formarte y trabajar siguiendo 3 ejes:


1. Comunicar y presentar en público

Briefings, reuniones directivas, presentación de resultados, pitch comercial, lanzamiento de producto… ¡no faltan ocasiones de ponerse nervioso a la hora de hablar en público! Aquí te remito a un gran profesional en la materia, Miguel Angel Guisado, que te dará todos los trucos para abrazar estas situaciones, y mi único consejo será practicar, practicar, y practicar.


2. Comunicar individualmente (o en grupos reducidos)

Empatía, escucha activa, asertividad. Estos conceptos son claves en entornos como reuniones informales, performance reviews, feedback, entrevistas. Este es un ámbito extremadamente amplio y complejo, por lo que no entraré al detalle en estas líneas, pero existen numerosas publicaciones al respecto.


3. Comunicar por escrito y a través de la tecnología

Aquí seré breve: cuida la gramática y la ortografía. Un mensaje bien redactado transmite confianza y seguridad en cuanto a la calidad del contenido. Escribir con faltas de ortografía es como hacerle muecas a tu interlocutor en medio de una conversación seria… ¡quita bastante credibilidad!

Tecnología y redes sociales: cada medio tiene sus propios códigos. Asegúrate de adaptar tu tono a cada uno de los medios que usas para comunicar.


"Escribir con faltas de ortografía es como hacerle muecas a tu interlocutor en medio de una conversación seria…"

Ten el pulso de tu departamento


Y aquí vuelvo a la importancia de nuestros amigos los números. Lo siento, pero el mundo empresarial es como es, mandan los resultados. Mi consejo es básico: conoce al dedillo tu cuenta de resultados, tritúrala, analízala. Nadie debería conocerla mejor que tú.

Tener clara tu estructura de ingresos y gastos te garantizará tener siempre bien dirigido tu foco de atención y ordenadas tus prioridades.


INGRESOS

Lo que debes tener claro aquí es que dependen de 2 factores: volumen y precio. Por eso, las palancas que uses para maximizar los ingresos se pueden clasificar en dos categorías. Vender más o vender más caro.

Aquí en función de tus responsabilidades podrás activar unas u otras palancas, por lo que no entraré al detalle sobre la maximización de ingresos, pero sí que mencionaré una palanca que tendemos a olvidarnos de vincular directamente a los ingresos: la calidad y la satisfacción de cliente.


COSTE DIRECTO

Este es un punto que como gestor puedes controlar en varios puntos del manejo de la materia prima. Mi consejo aquí es establecer relaciones sanas y buena colaboración con los departamentos de compra y de administración de tu empresa. Serán tus mejores aliados en este aspecto.

Suministro/compra: aquí tu papel consiste en negociar el mejor precio según la calidad de la materia prima que necesites. Este proceso se denomina escandallar, y consiste en comparar precio/rendimiento/calidad para tomar decisiones de compra.

Almacenamiento: este punto es esencial para garantizar la buena conservación de la materia prima, evitar pérdidas y roturas, y asegurar que la operativa de traslado, almacenamiento y distribución de la materia prima a los lugares de producción no supone una merma de la productividad. Mi consejo aquí es analizar al detalle los tiempos y por ende el gasto en mano de obra que supone tu sistema de almacenaje.

Producción: en este apartado, la clave es asegurar que el gasto de materia prima está perfectamente definido y estandarizado, de manera que sea independiente del operario que realiza las tareas de transformación. Fichas técnicas precisas y formación continua son, en mi opinión, las dos mejores herramientas.


COSTE SOCIAL

En la mayoría de las empresas, esta partida de gasto es de las más importantes en cuanto a importes. Fríamente: la conforman todos los gastos relacionados con la mano de obra.

Eso implica para ti, como gestor, que debes tener en cuenta que aquí radica el vínculo entre los miembros de tu equipo y la empresa: un sueldo por un trabajo.

Sé que puede sonar muy básico y poco emocionante, pero considero que es un punto esencial que diferencia a los buenos líderes de los… digamos menos buenos.

Tu equipo tendrá multitudes de preocupaciones de crecimiento, de realización personal, de motivación, pero la realidad es que su principal preocupación es y siempre será… cobrar lo que le corresponde.

Para ti como responsable, implica tener perfectamente controlado cualquier tema contractual, obligaciones legales, organización de horarios, conciliación familiar, y garantizar que la nómina de los miembros de tu equipo este perfectamente emitida y pagada en tiempo y forma.

Insisto en este aspecto porque, por desgracia, a lo largo de mi trayectoria, he visto y he vivido situaciones en las que un responsable no es consciente de lo fundamental que es esta parte de su gestión. Todos los aspectos “soft” de la gestión de personas son muy importante también, y soy un ferviente defensor del liderazgo transformacional, pero lo primero es lo primero, y lo primero en una relación con el empleado, es un sueldo por un trabajo.


OTROS GASTOS

En este punto, tal y como lo mencionaba en cuanto al coste directo, considero que la clave está en la relación y la comunicación con los departamentos administrativos de la empresa. Te permitirán disponer de todos los detalles sobre tus partidas de otros gastos y optimizarlo.


G.O.P (Gross Operation Profit, o Beneficio Bruto De Explotación)

Es el indicador por excelencia, el de la calidad de tu gestión, ya que engloba tanto el control de los costes como la maximización de los ingresos. Ten en cuenta en todo momento cuales de tus palancas es más acertado activar para maximizar tu GOP.


Es tu momento. Han confiado en ti para llevar este proyecto adelante, ahora depende de ti abrazarlo y vivirlo como el gran reto que es, con responsabilidad, pero también con ilusión, entusiasmo y dedicación. ¡Lo harás genial, no me cabe la menor duda!


FD.

254 vistas