Buscar
  • Fabien Drogue

El Método Batman

Mi premisa es sencilla. Batman es el mejor de todos los superhéroes.

Soy muy consciente de que esta frase dicha en el contexto de una comic-con puede equivaler a una declaración de friki-guerra, pero aquí hablamos de liderazgo, así que me atreveré. ¿Por qué? Ahí va el método Batman...

Aunque creo que sobran las presentaciones él es Batman. Bruce Wayne para los amigos. Huérfano multimillonario de día, el "príncipe de Gotham" se convierte de noche en el caballero oscuro que protege a los habitantes de la ciudad de los criminales más retorcidos y malvados.

Debo reconocer que mi admiración por este héroe, más allá de los comics y dibujos animados que veía de niño, me nació en realidad de mayor, con la magistral versión de Nolan y su inigualable banda sonora de Hans Zimmer (aquí podríamos iniciar un debate con los cinéfilos puristas aficionados a Tim Burton, pero lo dejaremos para otro momento si no les importa). Me tomo la libertad de este apunte porque a mi parecer Nolan consiguió hacer de esta versión la primera que nos permite identificarnos (guardando las distancias por supuesto, sobretodo por lo de multimillonario) con el personaje.

Y si hiciera falta convencer aún a algunos del aura de mi héroe, recordaré que 25 años después de su nacimiento, el grandísimo Stan Lee no pudo quedarse atrás y se inspiró de nuestro querido Bruce para crear su propio magnate multimillonario e ingenioso filántropo Tony Stark (IronMan).

Prepararse, entrenar e innovar

Lo dicho: Batman es el mejor de todos los superhéroes. Lo sé, ¡no tiene superpoderes!

Pues por eso mismo.

Lo que sí tiene: ingenio, innovación constante (y recursos ilimitados para I+D, ¡lo sé!) y entrenamiento duro ... ya empiezan a ver el símil con los grandes líderes ¿verdad?

Prepararse, elaborar estrategias, hacer planes, ir un paso por delante, sin duda es lo que remarcaría como principal factor de éxito. Dejando el mínimo lugar posible a la improvisación, aunque siendo capaz de recurrir a ella llegado el momento.

Entrenar, incansablemente, con la certeza de que siempre se puede mejorar y que en el momento en que uno frena, puede pasar al tren de las oportunidades sin que pueda subirse a él.

Innovar, porque sus enemigos, o competidores, no dejarán de hacerlo. Entorno cambiante, amenazas y oportunidades siempre a acecho, y una necesidad para todo líder que se precie de fomentar la búsqueda de aquel factor que nos dará ventaja competitiva o mejorará sustancialmente los resultados.

Ahora pensad un instante en vuestro propio momento Batman. Como líderes, no creo que nadie os pida darle caza al Joker, pero sí estoy convencido de que más de una vez os habréis visto en situaciones comprometidas, frente a una audiencia hostil por ejemplo, teniendo que presentar y defender vuestra estrategia.



Pues este es el momento perfecto para poner en práctica los 3 primeros pasos del método Batman:

Prepararse. Elaborando una presentación clara y concisa, directa y eficaz, cuyo contenido no deje lugar a dudas y no requiera casi improvisación. Plasmarla en un formato amigable y legible que relaje vuestro público. Reconociendo el terreno, el entorno en el que tendréis que "luchar", poniendo todos los medios técnicos y escenográficos de vuestro lado para ganar la batalla.

Entrenar. Ensayando delante del espejo, de unos compañeros, o mejor aún, grabando en vídeo vuestra actuación para corregir posturas, eliminar coletillas, y aportar las últimas mejoras a vuestro "plan".

Innovar. Con una introducción y un cierre sorprendente e impactante, con un formato fuera de lo habitual que destaque por su claridad y legibilidad, o con el orden de la narración de su exposición...


Como podéis ver, ponerse la capa y la máscara y salir a pelear sólo es una ínfima parte de lo que significa ser Batman, o Líder mejor dicho.


Rodearse de los mejores

Más inteligentes, más fuertes, más rápidos, más preparados, sin miedo a que os suplanten, os “pisen”, o os quiten el puesto...ya sabéis a qué me refiero ¿verdad?

Pues esta es otra clave del método Batman.



¡Batman es el CEO y Fundador de la Liga de la Justicia! Nada más, y nada menos.

(ya sé lo que os dije de mi preferencia por las versiones de Cristopher Nolan, y prefiero ni entrar en comparaciones entre Ben Affleck y Christian Bale para evitar polémicas...).

Volviendo al día a día del líder, y para volver poco a poco al mundo real (aunque sé que os encantan los superhéroes, extraterrestres y otros ciborgs...), temer rodearse de personas inteligentes y preparadas, con capacidades por encima de las suyas propias nunca es un buen cálculo.

La mayoría del tiempo es signo de una pequeña (o gran) falta de autoestima, y lo más probable es que poco a poco nos vayamos limitando a nosotros mismos en nuestros proyectos.

Nadie sabe todo, ni es experto en todo… pero lo mejor de todo es que NADIE necesita serlo. Simplemente debemos perder el miedo a rodearnos de gente excepcional, aprender a apoyarnos en este talento, y lograr cosas impresionantes juntos. Olvidarnos del mérito personal e individual y dar ejemplo con nuestra capacidad para dar su lugar a cada uno en pro de un fin común.

Mantener siempre los valores

"- Tu compasión te hace débil, tus enemigos no tendrán la misma deferencia contigo."

"- Y por eso es tan importante."

Así contestaba Bruce Wayne a su antiguo maestro y mentor Ras Al Ghul, marcando los límites y los valores de los que nunca se separará incluso en sus lucha con su archienemigo el Joker.



Este último punto es esencial para completar el método Batman del que tanto hablo. Como líderes, nunca faltarán situaciones comprometidas, difíciles, que pongan a prueba vuestra ética, vuestros valores, vuestra educación incluso.

La capacidad que tengáis para afrontar estos momentos sin alejaros de lo que os hace grandes líderes (¡que lo sois!) es la que os garantiza no convertiros en aquel villano despiadado huido del psiquiátrico de Arkham al que Heath Ledger dio vida con tanta maestría (por favor, no entremos en debates sobre Joaquim Phoenix o Jack Nicholson, no acabaríamos nunca!).


Este breve paseo nocturno por el cielo de Gotham se acaba aquí. Pero no tengáis miedo, ahora conocéis el método.

FD.

El método Batman: prepararse, entrenar, innovar, rodearse de los mejores manteniendo siempre los valores que nos definen.

#batman #elliderazgodemisheroes #liderazgo #gestionempresarial

168 vistas