Buscar
  • Fabien Drogue

Liderazgo transformacional ¿WTF?

Actualizado: 18 de may de 2020


Liderazgo transformacional. Puede que el término suene muy técnico y algo pomposo, rimbombante, pero vale la pena darle una oportunidad.


Un poco de historia.

Allá a finales de los años 70, el señor McGregor Burns ya daba las primeras pinceladas para definir el estilo de liderazgo que, más de 40 años después, es considerado por la mayoría como el “verdadero liderazgo” (entre comillas, sí, las verdades absolutas me dan algo de repelús).

Pero para llegar hasta hoy, hemos atravesado una evolución del líder que, durante muchas décadas, sólo se concebía como aquella figura poderosa, autocrática. Luego se fueron incorporando conceptos democráticos, abriendo debate y pidiendo opiniones a los equipos que, no obstante, permanecían en su condición de subordinados. La evolución continuó hacia un liderazgo liberal, donde la autonomía de decisión y ejecución de los equipos alcanzaba un buen nivel, y por fin lucía en el mundo empresarial el concepto de confianza (¡hallelujah!). Y hasta aquí.


Este pequeño repaso histórico nos permite entender que el liderazgo transformacional no es una utopía o una teoría, sino la lógica evolución de un funcionamiento empresarial que (lentamente, os lo concedo) se alinea sobre las necesidades sociales de las personas (realización personal, conciliación, salario emocional…) y va escalando poco a poco la pirámide del querido Maslow.



El líder transformacional no abandona los aprendizajes de sus antecesores autocráticos, democráticos y liberales en cuanto al buen funcionamiento de la organización (¡los cimientos son los cimientos, no construyamos la casa por el tejado!), pero añade un papel clave en el entorno tan disruptivo actual: gestor del cambio. Y para ello, se define como una figura de guía, que escucha, participa, y motiva.


...el verdadero reto del líder, camaleónico, más polivalente y humilde que nunca...

Estas nuevas características constituyen el verdadero reto del líder, camaleónico, más polivalente y humilde que nunca, que debe recordar que su poder y los logros de la empresa residen en su equipo y vestirse de gestor, analista, estratega, mentor, coach, formador, experto comunicador o innovador atrevido según las circunstancias.


La buena noticia es que, una vez adquiridos los conocimientos generales (financieros, comerciales, económicos) y las competencias técnicas del área en el que desarrolla la actividad de la empresa, todas las demás funciones se pueden resumir en tres aspectos a interiorizar y plasmar en todo momento: preguntar, escuchar, y estar presente.


Preguntar, escuchar, y estar presente.

Estos tres puntos, definidos por el experto coach fundador de EFIC, Pedro Marcos, constituyen una guía sencilla para valorar en todo momento si nuestra actitud como líder se asemeja a la que perseguimos a través del liderazgo transformacional, ya que engloba conceptos tan esenciales como humildad, empatía, escucha activa, asertividad, disponibilidad y ejemplaridad.


Consciente de que puede parecer abstracto, me lanzaré y os propondré 5 hábitos cotidianos que, sin duda, os acercarán a vuestro objetivo de convertiros en líder transformacional:


Sonreír. Pedir por favor. Dar las gracias.

Es el primer paso para respetar a todo el mundo por igual. Independientemente de su posición, condición, relación directa o indirecta con vuestra actividad. Miembro de vuestros equipos, superiores jerárquicos, proveedores, colaboradores, competidores. Todos merecen respeto.

Aprender cada día, de todos. ¡Premio!

Para aprender, desarrollad vuestra curiosidad. El conocimiento no sólo está en las formaciones formales. Vuestros equipos tienen mucho que enseñaros. Aprovechad esta fuente de conocimiento y convertidla en clave de la relación con vuestros equipos. ¿A quién no le hace sentir bien compartir algo que le apasiona? El Saber no ocupa espacio, y compartir estos momentos con vuestros colaboradores creará mucho valor.

Enseñar y formar.

Dar más de lo que recibís de vuestros colaboradores. Para ello, programad franjas horarias de vuestros días dedicados a la formación individual o colectiva. Convertirlo en costumbre es la única forma de garantizar que lo hagáis de verdad. Cuanto más formados estén vuestros colaboradores, más fácil será confiar en ellos y delegar.

No temer al cambio y pensar en el futuro.

El cambio es bueno, y sobre todo inevitable. Asumirlo es sin duda el primer paso. Pero dejad la impaciencia de lado y tomad consciencia de que la transformación es un proceso largo y delicado. No importa la perfección hoy, solo importa que lo que hacéis hoy os acerque al objetivo final.

Lo importante no puede ser urgente.

Convertir las tareas importantes y urgentes (que generan estrés y dificultades) en tareas simplemente importantes. ¿Cómo? Con una buena planificación y delegando. Pero este punto, por supuesto, deriva de los anteriores.


Estos son mis 5 hábitos, espero que os puedan ser útiles, pero ¡me muero por conocer los vuestros!


¡Contádmelo en la sección de comentarios!


FD.


Enlaces de interés:

LIDERAZGO TRANSFORMACIONAL. QUÉ ES Y CÓMO MEDIRLO (EBOOK)

Antonio Salcedo Fernández

https://www.casadellibro.com/ebook-liderazgo-transformacional-que-es-y-como-medirlo-ebook/9788417513375/8931667

LIDERAZGO TRANSFORMADOR

Virgilio Gallardo

https://es.slideshare.net/Humannova/dossier-libro-liderazgo-transformador

295 vistas