Buscar
  • Fabien Drogue

Lo especial de no ser especialista

Tu carrera en clave de polivalencia


Te haré una simple pregunta: ¿Qué probabilidad hay de que seas especialista en lo que mejor se te da?

Hoy en día, se registran más de 42.000 carreras y formaciones de todo tipo para prepararse a ejercer alguna de las 3000 profesiones existentes a través del mundo…


Completaré la pregunta: ¿Qué probabilidad hay de que la formación que has escogido, los pasos que has ido dando y las decisiones que has ido tomando te hayan colocado en el oficio específico para el cual estás destinado a ser sobresaliente, para el cuál tienes ese “don especial”? Estarás de acuerdo conmigo… es muy poco probable.


Consciente de esta realidad, solo me viene un consejo a la mente: asúmelo, y ponte a explorar posibilidades. Cuanto más curioso y polivalente seas, más probable es que encuentres ese don especial que tienes. Y si no lo encuentras, habrás entrado en un circulo virtuoso en el que se te presentarán innumerables oportunidades de aprender a diario.


Más allá de esta búsqueda de nuestro “don” (sin ninguna garantía de encontrarlo, obviamente), el afán de ser cada vez más polivalente tiene múltiples beneficios inmediatos en nuestras relaciones interpersonales, nuestra gestión de equipos y personas, nuestros dotes de liderazgo y nuestra capacidad para tomar decisiones.


"Sabrás que no eres el mejor, ni un especialista, en ninguno de los ámbitos. Pero también tendrás claro que no pretendes ni necesitas serlo..."

A (casi) todo el mundo le agrada que se interesen sinceramente por su oficio. Tu interés sincero por aprender de los demás les demostrará a tus equipos y colaboradores, la importancia que tienen para ti. Tú nueva manera de relacionarte con ellos, desde la humildad del desconocimiento y el afán constante de aprender te permitirá generar una relación de confianza y respeto mutuo, además de desarrollar tu capacidad para empatizar con ellos, con consciencia plena de los retos y las dificultades de sus puestos y funciones.

Tu credibilidad como líder aumentará a medida que tus compañeros y equipos detecten en ti la humildad derivada de tu curiosidad y polivalencia. Sabrás que no eres el mejor, ni un especialista, en ninguno de los ámbitos. Pero también tendrás claro que no pretendes ni necesitas serlo, porque tu capacidad para entender y adaptarte a cualquiera de las circunstancias será más valiosa para ti que el mero conocimiento técnico.


5 hábitos para ser cada día más polivalente

  1. Pregunta. Sin vergüenza ni miedo a parecer ignorante. En cuanto lo preguntes y te respondan, dejarás de serlo.

  2. Pide que te dejen intentarlo. La mejor manera de saber si lo has entendido y asimilado, es hacerlo tú mismo. Pide esa oportunidad de comprobarlo mientras otra persona te pueda corregir.

  3. Si no se te da bien, asúmelo o entrénalo. Según tus necesidades y motivación. Si es importante para ti, entrena. Si no lo es, alégrate de haberlo probado y sigue con otra cosa.

  4. Si se te da bien y te gusta, disfrútalo. Pero no olvides seguir explorando otras actividades y preguntando.

  5. Enseña y comparte para aprender. Enseñando se aprende. Comparte con los demás tus conocimientos y compartirán los suyos contigo.

FD.


26 vistas